07 junio 2006

II - Musica de fondo

La ruta estaba tranquila. La caravana avanzaba lentamente hacia Sauce Viejo donde un asado con cuero había comprometido su presencia para festejar el bautismo del hijo de Karina.
Walter y Marcos iban solos en la Ranger con las ventanillas abiertas de par en par: no hay con qué darle al calor santafesino de enero y sin aire acondicionado, sólo el viento en la cara hace tolerable el estar dentro de un vehículo. Walter manejaba callado repiqueteando los dedos en el volante al compás de los aullidos de Miguel Mateos. Marcos acercaba lentamente la cara a la ventanilla y jugaba con su mano contra el viento. Che, eso hacía cuando era chico y mi viejo me cagaba a pedos. Qué boludo era de pendejo!, me creía ese cuento del pibe que perdió el brazo por sacarlo por la ventanilla... che, te estoy hablando... en que pensás? Quito volvió del limbo y de la nada dijo, No tenés nada de Depeche Mode aunque sea? realmente no se puede escuchar a Miguel Mateos... es insoportable... Ah bueno... Depeche Mode, ya sabés que en mi camioneta solamente se escucha música de hombres, nada de esos pseudomaricas que escuchás vos, querés que ponga algo de Pet Shop Boys ya que estamos con la trolada, Ah, claro, porque los de Virus y Los Abuelos son de guapos... se murieron de Sida! dijo Quito y siguió, Acá el maraca sos vos, seguro que si te reviso los cedés tenés uno de Miranda! Walter se puso rojo en el acto y le contestó conteniendo la risa, Y sí, tengo uno de Miranda, está de moda, que querés que haga? Quito abrió la guantera y sacó el estuche con los discos. Se puso a revisar. Al cuarto sobre sacó uno y cambió el que estaba puesto en el equipo, Ahora sí, dijo echándose sobre el respaldo para ponerse cómodo. Cuando empezó a sonar Pink Floyd, Walter se estiró un poco para subir el volumen y miró por un instante a Marcos. En su cabeza, una idea había comenzado a tomar forma, primero de nebulosa, luego un tanto más concreta.
Terminado el primer tema y comenzado el segundo Walter tuvo la confirmación de que lo que venía pensando era cierto de alguna manera: algo le pasaba a Marcos. Nada grave, imaginaba, pero algo era. Lo conocía. Sabía identificar sus estados de ánimo y éste, justamente éste, era uno de los más notables: no cantaba las canciones; se limitaba a escuchar y perdía la mirada en las casas quinta que se sucedían al costado de la ruta. Había dejado de jugar con su mano en el viento y casi ni llevaba el ritmo de lo que escuchaba. Walter le venía echando miradas rápidas, sin dejar de atender al tránsito, pero evaluando el comportamiento de su amigo. Al fin, no pudo más y le soltó, Che, ahora deja de hacerte el ganso y decime en que venís pensando. Quito tardó unos segundos en volver la mirada hacia Walter y preguntar realmente distraído, Qué, Que me digas que coños estás pensando, te conozco y a vos te pasa algo. Marcos apoyó el codo derecho en la ventanilla y flexionó la pierna izquierda sobre el asiento, sentándose sobre ella. Se sintió un poco incómodo al saberse descubierto, transparente, no podía negar que la química con su amigo seguía intacta. En realidad algo le pasaba, pero no alcanzaba a bosquejar siquiera una definición; era más bien un presentimiento, una inquietud lejos, allá en el fondo del alma, un velo -casi invisible pero velo al fin- frente al tercer ojo. En realidad en nada... o en todo, qué se yo, dijo Quito pasándose la mano izquierda por el mentón, la mirada todavía perdida kilómetros más adelante. No se... dijo Quito, no te da un poco de pudor ir a una fiesta como ésta? qué tenemos que hacer nosotros ahí? quiero decir... obvio que nos vamos a morfar y chupar todo, pero en realidad somos sapo de otro pozo. Y... tenés razón, asintió Walter, pero si no voy mi vieja me va a romper las bolas, así que mejor vamos, nos divertimos criticando a los parientes y todos conten... Qué se yo, interrumpió Marcos, deberíamos dejar de boludear un poco, sentar cabeza, pensar en el futuro, ya no somos dos pendejos... Se fue deteniendo de a poco con lo que decía, empezó a darse cuenta que estaba adoptando un tono grave al hablar, no solo en lo que decía sino también en lo que su rostro reflejaba. Y en un segundo, del gesto adusto pasó a uno de complicidad: Viste que estaba para el fierrazo la madrina! No cambiás más vos, le replicó Walter, creí que hablabas en serio, pelotudo! Sí hablaba en serio, pero me acordé que la flaca estaba buena, o me vas a decir que no te gustó? Sí que me gustó, además parece piola... bah, se prendió con la gilada esa del chop suey... Marcos estallo en una carcajada... No pelotudo! Feng Shui! Chop suey es una comida! Bueno, es lo mismo, se justificó Walter, en definitiva, son boludeces de chinos. A lo que iba: tenías razón, está re buena la Madrina, encima con esa pollera de bambula, me quema la cabeza! Quito funció el ceño. Y desde cuándo te gustan las hippies? Ma qué hippies... me encantan esas polleras, parece Laura Ingalls, que me gustaba cuando era pendejo. En realidad estaba mejor la cieguita, pero era una amarga, Laura tenía pinta de ser más divertida, qué se yo... La cieguita! dijo Quito con una sonrisa. Ahora, vos estás totalmente del toméito, mirá que calentarse con alguien del elenco de Los Ingalls, serie chupacirios mal, si las hay, hiper bancada por la iglesia protestante, por los evangelistas y cuanto mormón ande suelto también... Quito seguía riéndose de Walter: Sos un turro, a vos no te interesa Laura Ingalls, a vos te gusta la mina y no lo vas a reconocer. En ese instante Marcos recordó la forma en que Marisa había mirado a Walter y cómo se había interesado en la mentira del Feng Shui (claro que no podía saber todavía que era una cabal y vil mentira). Como Walter también se callara, se había vuelto a hacer un silencio dentro de la camioneta. En el pasadiscos comenzaba Good Bye Blue Sky y Marcos volvió a volar con el pensamiento, la mirada lejos y la boca cerrada. Todo el momento de gracia y complicidad pareció esfumarse rápidamente. La seriedad volvió a inundar su rostro y creyó retomar el hilo de sus pensamientos justo en el punto donde Walter lo había interrumpido. Sabés? dijo de repente, sin dejar de mirar al horizonte por la ventanilla, viste que vos recién me preguntaste qué estaba pensando? Me huelo algo. No digo que sea ni bueno ni malo... algo. Es como una sensación acá en las tripas, viste? Hizo un silencio, good by blue sky, good by, como si fuera el último cielo azul que vayamos a ver, completó señalando con el dedo al parlante de su lado. Pará pelotudo! qué querés decir, que nos vamos a estrolar en la ruta? Naa... no es para tanto, ess... que se yo... como que se nos está por acabar la joda, como que en cualquier momento ting! nos cae la ficha. Vos porque estás viejo, papá... mirá que yo no me canso eh! bromeó Walter imitando al de la publicidad de Venus. Marcos no pudo evitar reírse. Con vos no se puede ser serio.

15 Comentarios:

Blogger Turca dijo...

A mí me parece o ésto está rumbeando para el drama pasional???

Ché, no ví la publicidad de Venus, pero no importa, no me expliquen, gracias.

Besos y continuaciones.

6:33 p. m.  
Blogger Kico dijo...

Turca:
No se si drama pasional, pero si despelote de polleras, que en definitiva es a lo que hemos venido al mundo.
O hay otra cosa?

A decir verdad yo tampoco vi la propaganda de Venus, soy pobre y no tengo cable. Pero evidentemente no necesitamos de un grafico para entender el chiste...

Me despido che... y quien te dice... en unos días sale la 3ra parte!!!

11:34 a. m.  
Blogger Gabriel dijo...

Pensé en relatar la publicidad, pero es muy asquerosa y no me sale en palabras escritas. Claro que si ud. prefiere me puedo filmar y subir el clip, aunque sospecho que tal alternativa le hará poner la misma cara de la dama en el spot cuando huele los pestilentes efluvios emanados de su ocasional acompañante.
Pídaselo el sábado por TN a Mario Markic.
Y vos Kico, media pila che... poné el cable

12:09 p. m.  
Blogger Turca dijo...

Qué parte de "no importa, no me expliquen" no se entendió??? Le hago un dibujito Sr. Gabriel???????????????

Kico, tiene razón, creo que no hay otra cosa...
(Entre nosotros, no había entendido el chiste... Noooooo, si yo soy re chispita!!!).

Qué se venga la 3ª!!!

Besosssssssssssssssssssssss.

2:31 p. m.  
Blogger Turca dijo...

Ya sé que entre cada entrada pasó un mes casi...
Pero en fin... Pasaba a dejar un beso.
Y ni un mate convidan...

Paso otro día tonces...

9:15 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Turca:
Como bien sabrás esto no es mas que un triste intento de relato con el cual dos laburantes juegan a ser escritores, y vaya si fallan en el intento.
Supongo que sabrás entender que la administración de un kiosco, la venta de gelatina, el reclamo ante mecánicos inescrupulosos, la tarea de tío malcriador, el rol de padre ejemplar y ,en mi caso, la carencia absoluta de ideas no dejan demasiado tiempo como para que esto se actualice más seguido.
Sin embargo te cuento que antes de lo que esperá habrá novedades por estos pagos.
Entre tanto... desde ya que un mate no se le niega a nadie... venga... arrimese al fogon!

Un beso

Kico

4:08 p. m.  
Blogger Turca dijo...

Ya sé, ya sé... Me imagino que han de ser personas muuuuuuuy ocupadas...
Pero me encanta lo que hacen (ni ahí me parece un triste intento!), lo leo en unos pocos minutos ...y tengo que esperar un mes para volver a leerlos!!!!!!!!!!
No es justo!!!
Y ahora que me mudo al campo y no consigo quien me provea de banda ancha, eh, eh, eh??????
Qué va a ser de mí??????????????????

7:18 p. m.  
Blogger Kico dijo...

Turca:

A victima no hay quien me gane!
- No tengo banda ancha
- No tengo cable
- Tengo una pérdida de agua en el calefón
- Tengo tapada la salida de la pileta de la cocina
- Se me terminaron los platos limpios
- Me abandonó la peruana que me limpia el depto...

Eso si que es triste!!!

8:43 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

No, si esta mina se queja de llena: se va a un country y anda llorando miserias... andaaaa!

9:15 p. m.  
Blogger Turca dijo...

Kico, vení que te apapacho! (No seas vago, el poximix sale $3,80, sopapa te presto yo y los platos se lavan!!!!!!)

Gaby, andá a tirar piedritas!!!!!!

10:00 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Turca... evidentemente no me entendiste.

Sin agua caliente y la pileta tapada, los platos se amontonan, no se lavan! Creo que hoy uso el último plato hondo que me queda. Si esto no se soluciona voy a tener que comprar platos descartables!

Volvé Johana!!! te perdono!!!

Kico
Vivá Perú! Víva la Patria Grande!

1:08 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

Ya está visto que la escencia de los comentarios dejó de apuntar al tema del capítulo, así que vamos para donde marca la tendencia del mercado, por lo menos saquemos provecho de la situación:
Y si me pongo un LAVE-RAP de vajilla? Ehé?
Qué les parece? A que anda!
Ojo! "Lo dije YO primero"
Todos los derechos reservados :P

$$$$$$$$$$$$$$

9:57 a. m.  
Blogger Turca dijo...

Kico, hagamos una tregua. (Igual ponete media pila, arreglá el calefón y destapá esa pileta, o lavá los platos en el baño!)
Si Johana no regresa, chiflame. Dejo a una Ana en banda porque tendría que viajar 4 horas de ida y 4 de vuelta para seguir conmigo.

Gaby, eso en el primer mundo, que le dicen, está inventado, puede ser una buena, eh?

11:37 a. m.  
Blogger Gabriel dijo...

Pobre Bustos Domeq... hemos creado un monstruo de trueque y lamento peruano bajo su ala protectora.
En fin... hoy per te, domani per me.

Vieron? soy políglota anche polígrafo... jejeje

8:53 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Amigos:

En este solemne y humilde acto les informo que el calefón ha sido reparado, el caño de la pileta destapado y los platos, correspondientemente lavados.

Duerman sin frazada.

Kico

9:56 a. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un vínculo

<< Volvamos