22 junio 2006

III - Después del asado

Lo peor fue que alguien recordó el pasado guitarrero de Walter, de cuando a los quince andaba recorriendo las peñas folklóricas en busca de aplausos y alguna que otra empanada. Con el correr de los años, fue subiendo el cachet, llegando a aceptar, cuando no a exigir, un vaso de vino para bajar la empanada. Así que dieron por descontado que se había cobrado, dadas las feroces raciones de empanadas, vino y asado que había consumido: lo menos que podía hacer era devolver algo -que no fuera el almuerzo- a la concurrencia.
Marcos aprovechó para hacer mutis por el foro, odiaba el folklore pero más que nada detestaba el circo que lo rodeaba, las peñas, los chalchaleros y hasta la negra sosa, si andaba cruzado. Ya Walter descollaba con La escondida, luego de haber dejado boquiabiertas a un par de señoritas con su particular versión de Suspenso, de Los Nocheros (lo hacía para enganchar a la audiencia), cuando Marcos, a una prudencial distancia observaba, vasito en mano, modorra a cuestas, apoyado el hombro contra uno de los pilares de las arcadas que conformaban la larga galería y relojeando una hamaca paraguaya que se insinuaba... vacía, oscilante, tentadora.
Dos pasos pudo dar. Saliendo del comedor por la enorme puerta ventana abierta de par en par: Marisa. Llevaba una botella de cerveza y dos vasos.
No tenías que molestarte, le dijo Marcos mientras levantaba su vaso ya vacío, pst! si podía ir yo... Marisa rió por la ocurrencia y completó, Bueno, no era para vos, era para el guitarrero y cantor... Ah! pero con más razón! traé para acá, vení, vamos a charlar a la hamaca y dejalo a aquel que sude la gota gorda... el que toca nunca baila.
Marisa aceptó sin dejar de reír. Días más tarde, Marcos iba a jurar en rueda de amigos que nunca había visto una sonrisa tan brillante como la de Marisa esa tarde. Sus pensamientos acerca del escote fueron omitidos en aquella misma ronda de congéneres.
Se sentaron de espaldas al sol, que a esa latitud del parque comenzaba a escurrirse entre los álamos. Brindaron por Laureano y bebieron casi medio vaso de un solo trago. La Santa Fe estaba bien helada y nada había que envidiar a la fiesta de los Gonzalez García. Trivialidades van, lugares comunes vienen... cada tanto Marisa echaba una mirada hacia el lado del "escenario" donde Walter seguía a los alaridos limpios, ahora acompañado por un coro de borrachos, desentonados como ellos solos.
No tienen idea de Feng Shui, no es cierto? Soltó ella de golpe. Miraba a Walter cuando lo dijo. Miró a Marcos dos segundos después y confirmó la sospecha. Marcos reía en silencio tapándose la cara con la otra mano, la que no sostenía el vaso. Cuando logró achicar un poco la sonrisa, pero sin dejar de mirar el vaso, como si no se atreviera a mirarla a los ojos le dijo, No tenemos ni idea... y negaba con la cabeza, Bah, sí, idea sí... algo le conté a Walter en un momento. Me pareció demasiada casualidad, continuó Marisa. Marcos la interrumpió: Es que fue casualidad! Karina creyó conocerme de andá a saber qué ámbito fulero y me picó el boleto, así que en joda, le dije que nada que ver, que a Walter lo conocía de un curso de Feng Shui, la primer rareza que se ocurrió... lo demás vino solo, esa fue la coincidencia. Ah sí? yo creía que había sido al revés...
Hubo una pausa de unos segundos, se alcanzó a oír la voz de Walter exigiendo un refrigerio o un reemplazo liso y llano. Alguien le acercó un vaso conteniendo un líquido de color peligrosamente rojo. "Talacasto" pensó Marcos, recordando el viejo chiste que repetía Walter en cada ocasión que podía meter un bocadillo. Creyó que le tocaba a él largar una pregunta, como para que no decaiga esa especie de intimidad que se había comenzado a forjar. Quiso ser original pero no lo consiguió. Qué hacés? A qué te dedicás cuando no andás deschavando impostores? Ella apuró otro trago y contó, En el living de mi casa tengo un diploma que me acredita como licenciada en psicología; de ahí en adelante tengo como chiquicientos diplomitas más de cursos varios, talleres, seminarios, bla, bla, bla... Todo eso me dio un una mano enorme en lo que realmente me gusta hacer y gracias a Dios hago: trabajo en Acción Comunitaria. Así que psicóloga, reflexionó Marcos asintiendo con la cabeza, viendo la sombra de la hamaca ir y venir pausadamente, Con razón... Sí, pero más allá del título, sólo me gusta la parte en que eso me dio una base para lo que hago, estar en contacto con la gente, con las necesidades profundas de la gente. También hago consultorio, pero sólo para llegar a fin de mes. No me interesan los traumas burgueses, solamente me ayudan a pagar el alquiler del departamento... Marcos la interrumpió: Debe ser terriblemente frustrante, Es, hay que hacer de tripas corazón y no achicarse... nunca.
Marcos recargó los vasos. Ella le preguntó qué hacían él y Walter, son socios? Socios?, Jajaja!! Dios no lo permita! Marisa abrió los ojos sorprendida pero comprendiendo la broma. Na, yo laburo en un kiosco, y cuando puedo publico algún artículo en el Litoral o en El Arca del Sur, o donde me den un lugarcito y no me editen demasiado. Escribís? fue la pregunta de Marisa con expresión asombrada. Tengo el vicio... para solaz de los críticos y desgracia de los lectores... Bueno -cambiado de tema visiblemente incómodo por tener que dar detalle-, y Walter labura... digamos que labura para el frigorífico La Candelaria, o sea, no directamente con don Candelario pero sí por medio de una red de distribución de los productos, se pasa buena parte del día en la calle, entre que prevende, carga, reparte y cobra... Ah, interrumpió Marisa, y la chata es de la empresa? No, la chata es de él, pero por poco tiempo más. Quiero decir, por poco tiempo más la va a poder usar en el reparto, porque hace unos días parece que le pidieron que le ponga equipo refrigerante y toda la bola sanitaria esa, así que no se... por ahí la tiene que cambiar, el tiro sería que los de la empresa le den una chata equipada, vos viste, así como está puesta no le va a querer meter un refrigerante... Vos tenés un acento raro -dijo Marisa entrecerrando los ojos, como queriendo agudizar los sentidos. Ja! Tengo una mezcla encima! Mis viejos son porteños, mis abuelos tanos, mi cuñada y toda su familia es puntana. Al final uno no puede evitar la mezcla, vos viste... estás dos días con alguno de ellos y enseguida algo se te pega. Pero sos de acá? Sí, claro... de Esperanza. Ah... y Walter? Él es Santafesino hasta el tuétano. Nació sabalero y se va a morir en el cementerio de elefantes, de acá no lo mueve nadie... hasta ahora, al menos. Cuántos años tiene? Eso no se pregunta. A las mujeres no se les pregunta. Tenés razón, 33. Son buenas.
Walter decretó el descanso, menos por el agotamiento que por la sed. Los borrachos del coro (cada vez eran más, ahora estaba el mismísimo padre del bautizado encabezando el pogo vocal) seguían patinando un estribillo malogrado pero lo despidieron con un aplauso, los que lograban acertar el golpe de una mano a otra. Algunas damas ya se habían ido retirando del improvisado fogón cuando notaron que la jarana tomaba el rumbo de los tomates. Marisa se levantó de la hamaca, puso una mano sobre el hombro de Marcos, le agradeció la charla prometiendo seguirla y Marcos le devolvió el agradecimiento. Ella desapareció rápidamente en la penumbra del interior de la estancia y volvió a salir con una botella de cerveza llena y dos vasos. Deja vú, pensó Marcos mientras la seguía con la mirada. Ella apuró el tranco y le salió al cruce a Walter que se abría paso entre los demás invitados que se habían formado en círculo alrededor de la guitarreada. Marcos vio la cara de sorpresa de su amigo ante el ofrecimiento de Marisa, los vio reír, los vio brindar y los vio irse caminando despacio para el lado de la pileta de natación, donde había unos sillones a la sombra. Llenó otra vez el vaso con lo que quedaba de cerveza (ya tibia) y lo hizo girar, jugando con la espuma. Lo vació de un solo trago y lo dejó en el piso. Se estiró sobre la hamaca y el lienzo se convirtió en horizonte, en barrera y en refugio. Lo último que vio tras el borde de la hamaca fue a Marisa echando la cabeza hacia atrás en una risa lejana y sorda, seguramente algún viejo y trillado chiste de Walter.
Es como una sensación acá en las tripas, viste? Pensó y se durmió sonriendo.

13 Comentarios:

Blogger Turca dijo...

Marcos debería haberse ahorrado los detalles de la chata y el equipo refrigerante... No creo que a Marisa le interesaran... La estaba seduciendo o le pesaba demasiado el interés de ella por Walter?
Qué complicado que pinta esto...

9:56 a. m.  
Blogger Turca dijo...

ésto!

9:56 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Turca:
Encima de impaciente, exigente? jejeje
Bue... la verdad es que son más que bienvenidas las criticas constructivas, las destructivas preferimos ignorarlas. En fin.

En respuesta a tu sagaz observación, Marisa fue quien preguntó sobre la ocupación de Walter, ya que ella está visiblemente interesada en él. Como díría Dolina, se la nota en estado de "disposición". Marcos no coquetea con ella, se limitó a contestar ya que es ella pregunta más sobre Walter y su realidad.

Bue... ahora sentate a esperar... en un mes sale la 4ta parte!

un beso

Kico

PD: gracias por la observación! eso ayuda una bocha y dademás nos da la certeza de que al menos alguién lo leyó. jejeje

12:02 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

La pregunta por la chata de Walter ES relevante. Marisa no da puntada sin hilo. Ya vas a ver.

4:16 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

Aparte, seducir con vehículo ajeno? Naa... ese no es Marcos.
Mirá, hay dos premisas fundamentales que comparten éstos dos:
1) La mujer del amigo es un amigo... y con bigote!
2) El grado de tunning de un vehículo es inversamente proporcional al tamaño fálico que el propietario del dicho vehículo. La chata de Walter está MUY tuneada (lo que hablaría mal de Walter, pero bue... fue su elección). Así que mal haría Marcos en "seducir" con vehículo ajeno y tuneado.

Je

4:21 p. m.  
Blogger Kico dijo...

Chanfle! por momentos crei tener un dejavú!

Pero solamente me parecio... jejeje

5:39 p. m.  
Blogger Turca dijo...

Perdón, perdón. A mí me pareció que a Marcos SÍ le interesaba Marisa, por el comentario de su brillante sonrisa y los pensamientos sobre su escote... El gesto de taparse la cara al sentirse descubierto y el pudor evidente al evitar mirarla a los ojos también me pareció tierno, seductor... Por eso me parecía que la estaba pifiando yéndose por las ramas al detallar lo de la chata. Que estaba perdiendo el foco...

En fin, sigan, sigan, que está muy bueno.

P.D.: Gaby, comparto. Si hay algo poco seductor, es un tipo que tunea un auto. Por lo menos a mi humilde entender...

11:31 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Amigos:

Coincido plenamente en la interpretación fálica de Gaby sobre el tuneado de los vehículos. Aunque cabe destacar que siempre hay una excepción que confirma la regla, bien podría ser Walter tuneando la chata y portando un termo en el jean , o bién podría ser alguno de los aquí presentes (el Duna no está tuneado... pero no he compartido un vestuario con Mandeb...) :P . Cual es el sentido de la confirmación? Pedimos fotos? o creemos en la declaración de los aquí presentes?

En mi caso... ni tunning... ni nada. No publicaremos fotos para no deprimir a los lectores. Es lo que hay.

Esperamos nuevas declaraciones

Kico
PD1: Cual sería el simil femenino al concepto de "tunnig/tamaño" masculino?

5:21 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

Push up, nene. O cuántas veces te pasó de ir como un misil derecho al blanco y... agua.
En cuestiones de tunear el cuerpo y la imagen, las féminas van a la cabeza... si se me permite la burda expresión.

9:24 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Es verdad Mandeb, los push up deberían encuadrarse dentro de la publicidad fraudulenta! Que alguien legisle por Dios!!!

Y si... alguna que otra vez fui vilmente engañado por un escote impostor, aunque no sería malo reconocer que uno se dejó engañar tb.

Che... hablandod e todo un poco... a ver si escribimos algo! esto viene lentísimo!

se vemos

Kico

11:31 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Apuremos... que nos manducan los piojos!

Kico

4:31 p. m.  
Blogger Gabriel dijo...

cri...cri... cri...

11:29 a. m.  
Blogger Kico dijo...

Evidentemente se perdio la magia...
snif!

8:54 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un vínculo

<< Volvamos